Resacas “Sociales” tras la Navidad

Navidad, Tate Modern, Londres (© Miguel Sánchez - yositengoabuela.com)Ya hemos salvado esa fecha especial en la que todos hemos tenido que prestar atención a nuestras relaciones y hemos aprovechado para cuidar nuestra imagen profesional y personal.

Enunciado de esta manera, puede parecer terrible el uso de la Navidad para fines tan egoístas pero, siendo sinceros, ¿no es eso lo que la mayoría nos habíamos propuesto?

Admitiéndolo, vamos pues a “hacer balance”, valorar nuestra campaña y aprovechar lo conseguido siguiendo unos pequeños consejos.

En primer lugar, sea cual sea la estrategia por la que en su momento te decidieras, las dos siguientes cosas que ahora debes hacer son muy, muy simples: escucha y conversa.

El papel de cualquier campaña de Navidad bien hecha no es otro que la cortesía. No se busca provocar una venta o cerrar una relación comercial de forma inmediata; lo que se pretende es, en cierto modo, “cortejar” y estrechar lazos.

En consecuencia, tanto si tu comunicación a tus clientes  y “personas de interés” fue directa y personalizada, como si elegiste un broadcast de mensajes de buena voluntad, no asumas que “la misión ya se ha cumplido” ni olvides y cierres la campaña. Continúa con el cortejo y mima esa relación.

También debes realizar un seguimiento que te conduzca a un mayor conocimiento de esas personas y organizaciones con las que tienes el canal recién abierto o renovado. Analiza qué estrategia o tipo de comunicación seleccionaron ellos a su vez y, si has tenido suerte, observa cualquier feedback que hayas recibido.

Supongo que no es preciso aclarar que cualquier conversación iniciada durante estas fechas pasadas debe continuar. No hacerlo no sólo es desperdiciar una oportunidad valiosa, sino que puede tener como consecuencia una percepción negativa que te colocaría en peor posición que antes de iniciar la “conversación navideña”. Es por eso que las llamo resacas sociales porque, aunque ahora te cueste escuchar y hablar, quizá es cuando más necesitas hacerlo.

Tan necesario es mantener la conversación, como oportuno resulta continuar y completar la línea estratégica que tuvieras definida. En este caso, sí podemos hablar de opciones dependiendo de qué optaras por hacer en estas fechas pasadas.

  • Si has hecho una campaña por email correcta, seguramente habrás seguido la “regla de oro”: el mensaje siempre se debe escribir pensando en el que lo recibe. Si así lo hiciste, tu campaña no se orientó a contar maravillas sobre tí mismo o a realizar a una promoción de tus servicios o productos, sino que creaste o renovaste una conexión con esas personas de tu interés.

Esa relación puede acercarse a lo afectivo justo ahora, en plena resaca social, momento en el que has de aprovechar para enviar tu mensaje de futuro: el futuro de tu empresa, de tu estrategia de servicio o, simplemente, tu posición personal ante los nuevos retos que se anuncian o están por venir. Que tu mensaje no suene hueco u opaco, dale un poco de tu humanidad.

  • Si tu estrategia se basó en los “saludos a tu red por las redes” aprovecha la frialdad intrínseca al camino que escogiste. Es posible que dos líneas por linkedin fuese quizá algo menos intrusivo que otros métodos, quizá hasta dejaste una nota genérica en facebook que no requería una respuesta inmediata… Esas opciones te permiten ahora un acercamiento más directo al que debes sacar partido: recupera contactos. Revisa tu red y úsala como lo que es, tu grupo, tu comunidad, tu entorno. Los principios de año son buenos momentos para recordar uno por uno a tus amigos y contactos, ahora ya sin la presión de sacar el mensaje navideño antes del día de la lotería.
  • Si tu personalidad te acerca al microblogging, si eres de los que publicas hasta el último detalle en twitter, ¿qué hiciste en las fechas navideñas? ¿lo abandonaste o lo saturaste? No estaría mal que lo analizaras. Observa también cuál ha sido el comportamiento de tus seguidores, da la bienvenida a los que han estado más callados y recupera los mensajes que quizá hayas perdido o se hayan olvidado.
  • Y tu blog, ¿qué hiciste con él? ¿ha estado casi un mes sin contenido (como, por cierto, es mi caso :()? Redímete. Si hay personas que te están leyendo desearán saber de ti.
  • Para nuestras relaciones profesionales más “personales”, la felicitación navideña y su mensaje suelen ser lo elegido y más apropiado; y seguro que ahí sí ha habido conversación. Pero, ¿no sería bueno aprovechar ahora para, realmente, tomar ese café pendiente?

Por último, si has sido un desastre total, si este año te has despistado y has pasado por encima de puntillas sin apenas felicitar las fiestas… ¡quizá hasta te hayas salvado de la quema y las resacas!

Envía un mensaje de inicio de año, de futuro, de positividad, de ilusión. Da a conocer tus propósitos y tu estrategia para esta nueva etapa (año, década, como lo quieras enfocar), y hazlo desde el prisma del optimismo inteligente. Eso sí, tendrá más sentido si lo haces antes de que acabe el mes de enero, no lo dejes pasar más :).

Mi mensaje para todos mis amigos, mis amigos de la red, mis contactos, las personas que me apoyan y que me dan la oportunidad de apoyarles a ellos:

Gracias a todos por la curiosidad que me despertáis, la diversión que me provoca y, sobre todo, por vuestra generosidad.

¡Ojalá que este año nos siga enriqueciendo tanto y más a nivel personal!

Anuncios

One response to “Resacas “Sociales” tras la Navidad

  1. Pingback: Resacas “Sociales” tras la Navidad (via Kleof’s Blog) | being performant_

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s