Queridos Reyes Magos

Modegeschäft (August Macke)Como hemos sido buenos o, al menos, lo hemos intentado… Como hemos sido puestos a prueba y, posiblemente, lo estamos superando… Y como las cosas aún deben mejorar…         Os pedimos, si buenamente podéis, los siguientes favores y regalos:

Que la profesionalidad, el esfuerzo y el trabajo bien hecho recuperen su “certidumbre”. Que volvamos a vivir en una sociedad donde, siguiendo un plan honesto y bien trazado, acompañado de tu mejor voluntad y saber hacer, consigas los resultados esperados. Volver a ahí donde puedas predecir la reacción a tu acción.

Que triunfe la colaboración como medio de entendimiento que revalorice el trabajo en equipo y nos permita alcanzar metas. En ausencia de líderes, tal como estamos, mi equipo me apoya, me encumbra o me salva, pero también me olvida o relega. ¿Cuánto tengo que aprender hasta comprender que no valgo más que lo que vale la “comunidad” que me rodea?

Que nuestra relación social se base en la generosidad y la inocencia (sí, para la 2.0 también). No quiero entrar en foros donde, ante la duda, se malinterpreta lo que escribió el anterior a tí. Quiero conversar en confianza, mimar lo que leo igual que mimo lo que digo. Leer dos veces si es preciso y ver la cara amable del que lo escribió.

Que el coaching se quede momentaneamente en el olvido porque deje de ser tan necesario. Que no haya un porcentaje tan alto de buenas personas y buenos profesionales que sólo sobrevivan diciéndose a sí mismos cada mañana la frase de Carmen Maura (sí la de “nena, tú vales mucho”).  No quiero oir hablar del coaching porque lo han convertido en el método de esta crisis, porque ha llegado a ser como la dieta de los milagros (y los milagros sólo vienen una vez al año con los Reyes Magos).

Que encontremos ese punto intermedio entre la valentía y la cordura, entre la ilusión desmedida y la prudencia exacerbada, que realmente nos ayude a emprender. Que nuestras ideas encuentren su forma real y viable no porque las vea uno, sino porque las visualicemos en grupo. Y también quiero escuchar que me equivoco, saberlo, interiorizarlo y así corregirlo.

Que seamos “inteligentemente optimistas” frente a este poco predecible e inestable futuro inmediato. Que, creyendo que podemos, demos el paso hacia el casi lo tengo y, al final, no sé si del año o de la década, miremos atrás con un poquito de satisfacción.


Un amigo me escribía hace poco: “Hace 100 años, en la década de 1911-1920, se inventaron el cine sonoro, el acero inoxidable, la radio de onda corta, el zipper y el sujetador, entre otros avances de la humanidad (no es que yo lo supiera, sólo hay que mirar en la wikipedia). También es cierto que esa década es recordada, sobre todo, por la 1ª Guerra Mundial…”

Queridos Reyes Magos, por favor, que esta década no la recordemos por el desánimo, el desastre económico, la desconfianza política… Que ésta sea la década de la explosión de las redes, las guerras entre Google y Facebook (o las que vengan); la transparencia y el desarrollo, el acceso a la información y el cambio en los medios de comunicación… La década de la desaparición de la pena de muerte en el mundo o, por fin, del descubrimiento de la vacuna definitiva contra el SIDA. 

Anuncios

3 thoughts on “Queridos Reyes Magos

  1. Pingback: Queridos Reyes Magos (via Kleof’s Blog) | being performant_

  2. Y aún con retraso, yo les pido que sigan existiendo personas con valores, espíritu de lucha y “buen rollito”, como la autora de este post, que me ha encantado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s